miércoles, 17 de julio de 2019

Hisotria #1 2019

Una mañana más, un baño más, siguiendo la rutina que decidí tomar.   Un viaje más.  Entre toda esta gente, que parece mar, te veo pasar tan lejos de mi alcance, es que no te puedo ignorar.   Sigo avanzando, hago la parada, subo, tomo mi lugar y me pongo a pensar: otro día más de aguantar clientes, jefes y subordinados.   Me ayuda el creer que esto mejorará, me ayuda el saber que ya estoy trabajando en eso, me ayuda el ver que ya llevo un progreso y que esto pronto terminará y obtendré mi libertad, para así ayudarte a despertar y que veamos juntos este mundo lleno de maravillas y nuevos colores, de amor y bondad, de odio y desprecio, todo eso viviendo en balance en esto que llamamos “hogar”.

Terminó el turno, voy de regreso y observo el caos [vial] causado por la gente, la misma gente que todo le cae mal.   La misma gente que no se si aceptar o tolerar.   La misma gente que siempre quiere ayudar, esa misma gente que siempre tiene que estar porque nadie se anima a cambiar.   Ya solamente quiero llegar. Veo como suben 3 personas, ya no hay lugar, me volteo hacia la ventana.   Solo escucho: click. PAU! Y todo se vuelve oscuridad

No hay comentarios:

Publicar un comentario