domingo, 10 de diciembre de 2017

Cambio de lugar... en el escenario

Hace unos 3 meses empece a tomar clases de guitarra -ahora si-, había empezado con la guitarra mis conocimientos de guitarra gracias a unos amigos musicales en Ensenada, me enseñaron los acordes, lo básico de la teoría musical y de ahí me fui yo solo a investigar y practicar por mi cuenta, aprendí varias cosas, escalas, el circulo de las quintas (o cuartas o recuerdo xP) y llego un punto en el que dije “ya sabes varias cosas, solo necesitas darle un orden, es momento de tomar clases” y así tal cual fue, a los días de ese pensamiento fui a una escuela de música que esta cerca de la casa, pregunte el precio y me dijeron “el precio del mes es de 900 pesos, por 4 semanas, 1 clase a la semana” y ahí mero pagué mi primer mes. Fui a la primer clase y me “evaluaron” ahí rápidamente y al finalizar la clase el maestro me recomendó cambiarme una hora más temprano (a las 6:00pm) ya que en esa clase ya iban un poco más avanzados y pues… decidí seguir la recomendación del maestro. Estuvo bastante chido, aprendí varias cosas y reforcé unas que ya sabia, en resumen, hoy fue mi primer “concierto” en la guitarra, admito que estaba nervioso ya que es un instrumento nuevo, sabia que hasta cierto punto la iba a cagar e igual los nervios ahí seguían.

Me acerque al escenario cuando me dijeron, me subí al escenario, me dieron la guitarra, deje mis lentes arriba de un ampli, me puse en posición, hicieron la presentación y empezó el conteo de la batería. Uno… uff uff, aquí va todo. Dos. Espero me salga no tan mal la figura. Tres. Se que la voy a cagar. Cuatro. Es momento, recuerda divertirte.

Y esto pasó:

La verdad fue una experiencia interesante, lo chido de estar tocando la guitarra, a diferencia de la batería, es que puedo bailar, digo aún me falta experiencia para así no cagarla tanto y poder bailar más a gusto =P

No hay comentarios:

Publicar un comentario