jueves, 17 de agosto de 2017

Experiencia Musical

Hace un par de semanas por cosas del trabajo nos mandaron a San Diego con el cliente, así que aproveche el viaje y baje a visitar a la familia, y de paso conseguimos un par de tokines, uno en la fiesta callejera (o urbana) del CEARTE y otro cerrando un evento de un compa.   El del CEARTE estuvo relativamente bien, la única queja que tuve fue que nos tocó en el escenario feo en lugar del escenario principal, igualmente estuvo chido, fue mi familia y un par de alumnos que tuve a los que les llegue a dar clases de batería.   Al día siguiente me tocó hacerla de juez en un concurso de bandas y cerramos ese mismo concurso, tocamos pocas rolas comparadas con el día anterior porque tampoco queríamos consumir mucho tiempo, lo chido de ese día es que había un poco de menos gente pero empezaron a corear nuestras rolas, en especial la de margarita, al principio se me hizo raro, porque mientras estaba tocando también estaba cantando y me pareció escuchar otra voz y me sacó de onda, dije, que pedo, de donde viene eso, no es ni la voz de Makar ni Urquidy, tons preste un poco de atención y note que “la voz” venia del público, y dije por dentro, no mames! Están cantando nuestra canción! =’D

Honestamente sentí muy bonito, la emoción de alegría paso por todo mi cuerpo y se me salió una gran sonrisa, tal vez no seamos una gran banda conocida en todo México, pero ese pequeño momento se me hizo muuuuy chingón =D

PD: si, se que me falta concluir la historia de la religión y yo, la proxima semana estare dedicandole un poco de tiempo a eso

No hay comentarios:

Publicar un comentario