jueves, 28 de julio de 2016

El sueño de la realidad


Estaba con un personaje muy conocido de la infancia, un personaje de la familia del chavo del 8.   Se preparaba para entrevistar a Don Ramón.   Don Ramón se acercaba para comenzar con la entrevista, en su cara se miraba esa gran sonrisa con su poblado bigote al igual que sus cejas.   Vestía su playera negra con su sombrero azul.   Tomó su lugar frotando sus manos en manera de emoción, lo miro a la cara fijamente y su sonrisa desapareció, solo quedó una mirada que trataba de ver en lo más profundo de su alma.

Despertó estremecido, con el pulso acelerado, su brazo izquierdo se comenzó a entumir, lo cual se le hizo raro ya que dormía sobre su lado derecho, comenzó a respirar profundamente para calmarse, cerro los ojos y se concentro en su respiración.   Al cerrar los ojos se vio durmiendo, se vio acostado en su cama y veía como en la puerta de su cuarto estaba esa figura familiar.   En la entrada de su cuarto se encontraba la figura de Don Ramón, parada sin decir ni hacer nada, solo tenía esa cara sería y seguía observandolo.   Recordó que hacía unos meses tuvo una platica con sus amigos en la que tocaron el tema de las apariciones, en el cuál dijeron que a veces se te muestran seres como personas conocidas o personajes que se te hacen familiares y que la forma de saber quién se esta presentando contigo es preguntarles quienes son, y eso fue lo que hizo.   Seguía viendo su cuerpo acostado en la cama y veía como Don Ramon se quería acercar, fue entonces cuando su ser se puso frente a su cuerpo y pregunto a Don Ramon "¿quién eres?¿quién eres?¿quién eres?", la figura de Don Ramón se quebró y cayó en pedazos, de la misma forma en que cae un cristal.    La figura de Don Ramón quedó rota en el piso y una figura oscura tomo su lugar y salió del cuarto muy lentamente.

Después de eso, se pudo calmar y pudo volver a dormir por esa noche...