viernes, 22 de enero de 2016

2:10 am

Desde hace varios días he sentido algo en el pecho que golpea desde adentro queriendo salir.   Una sensación entre alegría y amor que cada vez se hace más y más fuerte y que a su vez golpea igual de fuerte por querer salir.   Una ansiedad por querer estar ahí cerca, el poder tener contacto con ella más allá de los sueños.  Aún recuerdo el sueño en el que por fin nos pudimos encontrar, en el que la tomé de la mano.   Aún recuerdo esa sensación.   Recuerdo su piel.   La delicadeza de su mano.   La adrelina cuándo corrimos entre los pasillos de un casino de en sueño.   Recuerdo la sensación de tristeza cuándo nos separamos y los sentimientos confusos de alegría y tristeza.   Alegría porque por fin nos pudimos encontrar después de varios sueños y tristeza por haber despertado y saber que solo había sido un sueño.

En la vida real disfruto de tus risas y de las sonrisas que se te escapan de vez en vez.   De los lunares que solamente me es posible conocer mediante el teléfono y que ya aprendí que debo hacer con mucho cuidado y muy disimuladamente.

Lo que quisiera ahora es el contacto.   El estar frente a frente y que nos veamos realmente.   Que nuestras miradas digan las palabras correctas y necesarias y que sigamos caminando juntos.   Que nuestros caminos sigan cruzados por un largo tiempo y que nos den muchas aventuras para compartirlas juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario