viernes, 22 de enero de 2016

2:10 am

Desde hace varios días he sentido algo en el pecho que golpea desde adentro queriendo salir.   Una sensación entre alegría y amor que cada vez se hace más y más fuerte y que a su vez golpea igual de fuerte por querer salir.   Una ansiedad por querer estar ahí cerca, el poder tener contacto con ella más allá de los sueños.  Aún recuerdo el sueño en el que por fin nos pudimos encontrar, en el que la tomé de la mano.   Aún recuerdo esa sensación.   Recuerdo su piel.   La delicadeza de su mano.   La adrelina cuándo corrimos entre los pasillos de un casino de en sueño.   Recuerdo la sensación de tristeza cuándo nos separamos y los sentimientos confusos de alegría y tristeza.   Alegría porque por fin nos pudimos encontrar después de varios sueños y tristeza por haber despertado y saber que solo había sido un sueño.

En la vida real disfruto de tus risas y de las sonrisas que se te escapan de vez en vez.   De los lunares que solamente me es posible conocer mediante el teléfono y que ya aprendí que debo hacer con mucho cuidado y muy disimuladamente.

Lo que quisiera ahora es el contacto.   El estar frente a frente y que nos veamos realmente.   Que nuestras miradas digan las palabras correctas y necesarias y que sigamos caminando juntos.   Que nuestros caminos sigan cruzados por un largo tiempo y que nos den muchas aventuras para compartirlas juntos.

La Muchacha Blanca

Tenía este post cocinando por un buen rato y por fin lo termine para compartirlo

Había olvidado por completo a "la muchacha blanca".   La primera vez que la mencionaron solo me imagine a una muchacha de tez blanca, ahora con el paso del tiempo la veo más como una mujer estable, sin problemas emocionales -o no muchos-, sin malicia, un alma pura.
   Traigo este tema porque fui con mi amiga Laura a que nos leyeran las cartas, me dijo que quería ver si le aparecería un galan para algo bien y me convenció con lo siguiente: "vamos, que tal si esta morra que estas cotorreando es la muchacha blanca que te había salido la otra vez".   Eso ultimo fue lo que me dejo pensando en "¿Será?¿Que tal si no? bueno, pues si no es ten por seguro que la experiencia de haber conocido a alguien como ella te cambiara la vida. ¿Y si si es? Y si si es, pues... TUN TUN TUN! O_O!!"

Fui con la idea de no tocar temas referentes al amor, ya que me quería dejar sorprender.   Primero le leyeron las cartas a Laura y para su desgracia no apareció lo que le hubiera gustado.   Llego mi turno y baraje las cartas.   La primera que salio fue la de un corazón atravesado por 3 espadas o 3 de espadas, a lo que me preguntaron:
-¿Sigues teniendo contacto con esta muchacha?
-No, se que por ahí anda pero yo no tengo contacto con ella
-¿Seguro? Lo pregunto porque es la primer carta que te salio, lo cual me dice que todavía hay algo por ahí
-Hay algo y cada vez es menos.   Yo con ella no tengo ninguna relación, se que mi mamá aún tiene contacto con ella porque me he enterado de cosas pero ya le puse un alto a mi mamá y yo ya no tengo nada que ver con ella.
-ah muy bien, que bueno.

Siguio tirando cartas y de repente salió ella.   Se detuvo y exclamó con una gran sonrisa:
-ya esta aquí! =D
-que?
-la muchacha blanca, ya esta contigo, ya has conversado con ella o interactuado con ella en una fiesta o un convivio.

Terminó de tirar todas las cartas y me preguntó sobre que quería saber, obviamente quería saber obre la muchacha blanca y en su lugar pregunté sobre el trabajo y negocios y me dio sus respectivas lecturas.   Al terminar esas lecturas me pregunta con una sonrisa de alegría en la cara:
-¿quieres saber sobre la muchacha blanca?
-pos va

Y empezó a tirar las cartas y me dijo:

¿recuerdas que te dije que si te alejabas de la otra muchacha te llegaría esta?
-Si, lo recuerdo
-Pues aquí esta, ya esta contigo.    Por las cartas de aquí, se ve que tienes mucho miedo por lo que viviste pero ella le dará estabilidad a tu piso.   Se ve que es cautelosa porque te conoce lo suficiente, es de un temple fuerte y es de las personas que tiene fe en la gente
-Interesante...
-Si, esta muchacha blnca te ayudará a olvidarte de aquella que no quita el dedo del renglón
-lo se, se sigue por ahí rondando
-lo bueno es que esta otra muchachita ya esta aquí, sus caminos se cruzaron...

Esas palabras me hicieron pelar los ojos, ya que ella -la que considero la muchacha blanca- me lo dijo en nuestras primera platicas, me dijo "nuestros caminos se cruzaron".

Ahora las preguntas que me llegan a la mente son ¿Debería compartirlo más a fondo con ella? No lo se, solo se que me encanta hablar con ella.   El saber que esta detrás de la linea aunque no digamos nada.   Me encanta que me saca de mis zonas de comfort y que cuando le comparto algo muy mio me pongo a temblar.   Eso es lo que si se.