miércoles, 30 de diciembre de 2015

Malefica y el amor

Hace unos días vi la de Maléfica, mi psicólogo me la había recomendado y a el aunque le diga que no me cuente el final de una película tiene la costumbre de valerle madre el que le diga que no me cuente el final de las cosas, y pues le valió madre y me dijo el como acababa la película -pinche puto ¬¬.   Me explicó el porque cuando el príncipe besó a Aurora, Aurora no despertó y el porque cuando Maléfica besó en la frente a Aurora despertó lo cual me llevó a los siguientes dos puntos:

La gente cree que el amor es como los cuentos de hadas, que va a aparecer esa persona a la que veras y te corresponderá de igual manera y serán felices por siempre.   La gente cree o quiere creer en el amor a primera vista, lo cual no tiene nada de malo, tampoco soy tan mamón, a veces me gusta creer en eso.   Bueno, a lo que quiero llegar aquí es que para generar amor, primero necesitamos conocer a la persona, saber como es, que le gusta, que no le gusta, sus temores, sus sueños, generar una amistad para después dar el siguiente paso.   El amor.   Me han dicho que uno elije de quien enamorarse y la verdad pienso que si, ya que al conocer las virtudes y defectos de esa persona y al seguir ahí, tu estas aceptando a la persona.   También debemos entender que el aceptar no es lo mismo que aguantar a la persona tal y como es, ya que al estar tu aguantando a ese alguien tu no estas siendo feliz por completo, te sientes reprimido a hacer ciertas cosas que a ti te gustan por tratar de complacer a la otra persona, en otras palabras, te reprimes de hacer ciertas cosas para que la otra persona no se enoje.   El aceptar es el ampliar tus posibilidades a hacer cosas nuevas, el compartir experiencias, por ejemplo, si a ella no le gusta el salmón, es más en lugar de que no le guste, digamos que no puede comer pescados, que es alérgica a ellos, lo más probable es que veas eso como un defecto cuando en realidad no es así, simplemente su cuerpo tiene una reacción a cierta cosa del pescado y ya, es todo.   Al estar tu consciente de esto, tu no te quejas, ni se lo reprochas, ni nada, simplemente amplias tus opciones, si ella no puede comer pescado y tu quieres pescado, lo más probable que digas es: ah pos que ella no vaya y ya, más pelada, en lugar de decir, se me antoja un pescado, que tal si vamos por uno y pedimos para ti una ensalada y si gustas terminando vamos por algún postre que te guste o podemos ir a algún lugar o hacer algo que te guste, de esta forma estas obtenido tres cosas, tu pescado,  el no salir de pedo con tu pareja y lo más importante, tiempo de calidad  al tener una bonita salida con tu pareja n_n.

El segundo punto, y para mi el más importante, es que hemos limitado el significado de amor.    Lo hemos limitado a que el amor es solo entre parejas.   Se ha limitado a parejas heterosexuales solamente, los parejas homosexuales o gays -o como más les guste llamarlos- no entran.   Tampoco entra el amor de padres, el amor de hermanos, el amor de abuelos, etc.   Ese tipo de amor lo dejamos fuera y lo vemos simplemente como cariño cuando realmente es algo más.   De eso me di cuenta al ver la película de Maléfica, ya que Maléfica siempre estuvo al pendiente de Aurora en todo momento.    El príncipe llegó y la besó para despertarla de su encanto y no pasó nada.   Me di cuenta que limitamos ese amor cuando Maléfica le dio el beso en la frente a Aurora y que Aurora despertó de su sueño, cuando eso pasó yo dije: ah mira, es amor, son lesbianas, y ese comentario me hizo abrir los ojos a que estamos limitando el amor cuando no debería ser así.
   El amor debe ser libre, no debe estar encasillo, el amor nace de uno mismo y se comparte.    Actualmente el amor se confunde con sexo, se cree que el sexo va primero y que de ahí nace el amor, lo cual no dudo que llegue a pasar, simplemente pienso que es más complicado que funcione -eso lo digo por experiencia.

En conclusión, primero hay que conocerse y lo otro solito caera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario