jueves, 10 de septiembre de 2015

Pensamiento I

oh mi hermana, de ella he aprendido bastante, con sus cursilerías fui aprendiendo a amar, fue ella la que me enseñó, con sus abrazos, con sus pedidas de beso en el cachete y cuando le decía que no hacia su carita berrinchuda con su distintivo "jum!" al doblar sus brazos y colocar sus manos sobre su cintura.   Fue ella la que me enseñó a querer y divertirme como un niño de nuevo - ¿y si hacemos un muñeco? vente vamos a jugar-, fue ella la que me enseñó a querer y después aprendí a amar.   Me doy cuenta y acepto que amo mucho a mi hermana, sus abrazos me dan mucha paz.   Se me hace curioso que somos tan unidos que la gente nos dice que nos llevamos muy bien y que nos parecemos mucho, que  se nos nota el cariño en los ojos.
   Ella que me hace reir mucho cuando me cuenta sus historias de su trabajo al hacer sus caras y sus comentarios sin censura generados en esa mente llena de emociones, estallando como un volcan haciendo erupción.   Con esa sonrisa enorme y esa carcajada que tanto nos caracteriza - vente vamos a jugar♫-.   Te extraño mucho hermanita

No hay comentarios:

Publicar un comentario