domingo, 27 de septiembre de 2015

Cronicas de Seattle I

Una serie de relatos de mi viaje a Seattle

Primer día en Seattle - 9/11/2015

En el Aeropuerto (ya en Seattle) me tocó ver una pared con imágenes de Pearl Jam muy curadas:


Fuimos por nuestras maletas y esperamos a que llegara otro compañero del equipo y mientras lo esperábamos me tocó ver a una muchacha güerita muy bonita, solo que no me anime a sentarme a un lado de ella a sacarle platica.   Llego nuestro compa y nos dirigimos a tomar el tren para ir a las oficinas en Seattle -porque a todo esto nosotros aterrizamos en Tacoma-, según esto el viaje iba a durar unos 40-50 minutos pero a mi se me hizo muy corto, tal vez porque veniamos cotorreando.   Llegamos a la ultima estación, nos bajamos del tren y nos dirigimos a la oficina, ya en la oficina le marcamos a Jon -el lider de los devs (desarrolladores)- para que nos recibiera.   Jon bajó y me lleve una gran sorpresa ya que yo me lo imaginaba un poco más alto y mayor y es todo lo contrario, más pequeño que yo y un par de años mayor que yo.   Subimos y nos presentaron al resto del equipo, y al igual que con Jon, todos me dieron una gran sorpresa, ninguno era como los habia pensado/imaginado, los que imaginaba pequeños eran altos y los que me imaginaba altos eran pequeños, Justin -mi lider- resultó ser más oldie de lo que habia pensado.

Después de presentarnos al equipo nos dieron nuestras credenciales de entrada y nuestras tarjetas para viajar en el bus, salimos de la oficina y nos dirigimos hacia el hotel y me deje sorprender por la altura y belleza de los edificios.




   Llegamos al hotel -Motif- y nos atendió Geneva -otra hermosa mujer rubia de ojos azules-, nos entrego nuestras llaves del cuarto y subimos a dejar nuestras maletas.   Una vez hecho eso bajamos de regreso al lobby y nos despedimos de Geneva y de un sujeto calvo de complexión delgada y muy amable -el atendió a los otros dos compas- y nos regresamos a la oficina.   De la oficina fuimos, en compañia de unos cuantos del equipo, a cenar -que sería como el "dinner" de los gringos- a YardHouse, yo pedí unos egg rolls -"chun kunes"- y unas cervezas muy buenas, oh oh y antes de eso, dado que aquí esta permitido el uso de la marijuana recreativa, me ofrecieron y pues aproveche, probé un poco en un vaporizador y me hizo efecto bien cabrón y bien en chinga.   Despues del YardHouse caminamos hacia otro bar y nos topamos con un pequeño parque que tenía un jueguito y nos pusimos a jugar -obviamente mi equipo ganó =P -:

Después de jugar fuimos a otro bar, solo que estaba muy lleno y Mitch, un miembro del equipo por parte del cliente, recomendó unos whiskies, y pues fuimos a probar unos whiskies en el Elysian Bar, estaban muy ricos la neta, no conozco de whiskies pero si estaban muy buenos


Oh oh oh jaja, en la esquina de la cuadra antes de ir por los whiskies estaba un negro con un cartel que decía "will eat pussy for a place to stay" al principio me saqué de onda, no sabia si reir o no, hasta que Mitch dijo "ese sujeto siempre trae carteles chistosos" y en eso alguien le dijo algo y el wey le contestó "Hey man, I'm hungry and I need a place to sleep! xP" y solté la carcajada.


   Después de los whiskies Mitch se fue a su casa y nosotros aprovechamos para ver el bar del hotel, nos tomamos unas fotillos y después bajamos a ver el gimnasio,  estaba pequeño y contaba con lo más básico, cuando ibamos camino al elevador acordamos en ir temprano al día siguiente en ir a hacer ejercicio y de ahí cada quién jalo para sus respectivos cuartos.   Fin del día uno

jueves, 10 de septiembre de 2015

Pensamiento I

oh mi hermana, de ella he aprendido bastante, con sus cursilerías fui aprendiendo a amar, fue ella la que me enseñó, con sus abrazos, con sus pedidas de beso en el cachete y cuando le decía que no hacia su carita berrinchuda con su distintivo "jum!" al doblar sus brazos y colocar sus manos sobre su cintura.   Fue ella la que me enseñó a querer y divertirme como un niño de nuevo - ¿y si hacemos un muñeco? vente vamos a jugar-, fue ella la que me enseñó a querer y después aprendí a amar.   Me doy cuenta y acepto que amo mucho a mi hermana, sus abrazos me dan mucha paz.   Se me hace curioso que somos tan unidos que la gente nos dice que nos llevamos muy bien y que nos parecemos mucho, que  se nos nota el cariño en los ojos.
   Ella que me hace reir mucho cuando me cuenta sus historias de su trabajo al hacer sus caras y sus comentarios sin censura generados en esa mente llena de emociones, estallando como un volcan haciendo erupción.   Con esa sonrisa enorme y esa carcajada que tanto nos caracteriza - vente vamos a jugar♫-.   Te extraño mucho hermanita