domingo, 25 de diciembre de 2011

Un mal regalo

Las risas se escuchaban, sobre la mesa se escuchaba el sonido de unas cartas siendo barajadas, se escucho un grito: apurate cabrón con las cartas!, un vaso era llenado con soda mientras la puerta del refrigerador se cerraba.   En la calle se escucho la puerta de metal abrirse, se escuchaban las risas de las niñas jugando en la banqueta, el juego de cartas había terminado y una platica estaba en pie.   Un sonido de un auto acercandose a gran velocidad se acercaba, se escuchó un golpe como cuando pateas una caja seguido de un chillido, alguien en la mesa preguntó: que fue eso? en la calle un grito interrumpió la pregunta: ODDIE!!! ODDIE!!! NO ODDIE LEVANTATE!!!
   Salimos a ver que habia pasado.   Las niñas lloraban inconsoladas, una de las tres niñas entró llorando a la casa, la segunda no sabía que hacer, solo temblaba del susto.   La tercera parada a lado del cuerpo llorando la pérdida de su amigo.   La abuela se asomó a ver lo sucedido y sintió la perdida de su compañero fiel.   Nos acercamos a ver lo sucedido y ahí estaba el cuerpo, salia sangre de su boca y su cuerpo temblaba, no supe que hacer para tratar de reconfrortar su muerte, solo me quedé parado viendo como temblaba su cuerpo por -a lo que yo pienso- haber entrado en estado de shock.

Mi madre se acercó, dió un pequeño grito de asombro y solo dijo: pobrecito y entró de nuevo a la casa.   Levanté mi vista hacia la casa y de reojo logre ver a unos vecinos que veían lo sucedido, regrese la vista hacia el cuerpo solo para verlo carente de vida.   Conseguimos algo para poner su cuerpo y lo metimos dentro de una bolsa, la cual estaba dentro de otra caja.   Fue triste cargar su cuerpo sin vida, es como decimos, parecia un muñeco de trapo, solo que un poco mas pesado.   Al levantar su cuerpo aun le seguia saliendo sangre de su boca.   Puse el cuerpo dentro de la caja y coloque esta a un lado de la casa.

Mi abuela dijo que el perro nunca salia a la calle porque le daba miedo bajar los escalones -lo se, algo chistoso- pero alguien habia dejado abierta la puerta del terreno que está a lado de la casa de mi abuela y unos perros habian pasado por ahí y Oddie los habia seguido y al cruzar la calle ni el perro ni la persona que iba conduciendo se percataron uno del otro y ahí fue cuando Oddie perdió la vida.

Yo me sentí muy mal por mis primitas, ya que ellas fueron las que vieron todo lo sucedido y esa imagen de la muerte de su pequeño amigo quedara en sus mentes por siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario